En un reciente viaje, se me abrieron los ojos con respecto a la mentalidad del típico hombre guatemalteco. Ya estaba al tanto de las ideas y comportamiento (he tenido que lidiar con ello toda mi vida), pero estar tan cerca y oírlo de manera tan directa tuvo un gran impacto sobre mí. 

 

infidelidadTraición

por JOVACHO

En el viaje, cierta persona (casada y con un hijo y otro en camino) sintió atracción hacia otra (también casada y con hijos). La primera quería que mis amigas y yo fuéramos cómplices en la seducción mediante fotos, bailes y alcohol. Al principio no le ponía mayor atención a la situación e inclusive me reía de todo, pero luego al ver que sus intenciones eran muy serias me detuve en mis pensamientos.

Yo nuca he sido de las personas que se mete en la vida de los demás, pero el hecho que individuo X está consciente que nosotras sabíamos de su estado marital y que tiene hijos y aún así, nos pidió ayuda para engañar a su familia, me puso los pelos de punta.

Pensé y me di cuenta que si yo le ayudaba sería partícipe y culpable de un engaño y yo sé muy bien todo lo que duele. Y en ese momento dije NO. Me paré sobre la marcha y simplemente decidí no tomar fotos ni ayudarle de ninguna manera porque no deseaba tener eso sobre mi consciencia. Al tener oportunidad traté de hablar y razonar con esta persona, pero fue imposible. Los razonamientos y justificaciones que me daba iban desde “el matrimonio no es verdadero” hasta “¿yo qué culpa tengo de poder apreciar la belleza?, si es Dios quien me concedió esa habilidad”. 

Es cierto que estar tan cerca de una persona con esa mentalidad dolió, pero lo que más me hirió fue oír directamente esa mentalidad machista. La indiferencia ante el dolor ocasionado…eso fue lo peor. 

“Vivir tu vida como deseas, hacer y decir lo que quieras, pero sin lastimar a los demás” es una regla bajo la cual trato de vivir. No siempre lo logro, pero lucho constantemente para que las personas no sufran a causa mía. No puedo opinar acerca del resto del mundo, pero creo que aquí en Guatemala la infidelidad se ve con ojos tan indiferentes, se cree que es lo normal, sin embargo lo normal de hecho no es lo normal de derecho. 

¿Desde cuándo acá si se está en una relación SERIA Y FORMAL, la mentira y el engaño es parte de ella? Y la idea (excusa más bien dicho) del aburrimiento, la monotonía e incomprensión de parte de la pareja dé permiso para la traición es simplemente incomprensible para mí. Y lo peor que se puede hacer es serle infiel a toda una familia. No me siento tan mal por un esposo o una esposa que ha sido engañada, pero cuando hay niños involucrados es lo peor. Se pueden excusar diciendo que realmente los niños no tienen nada que ver, no es culpa de ellos sino más bien de la pareja (¡por favor!), pero ellos son testigos del sufrimiento.

Ellos oyen al padre o a la madre llorar detrás de la puerta o tratar de esconder sus lágrimas. El pedestal en donde alguna vez tuvieron a papi o mami es destruido como si hubiese sido hecho de aire. Y pueden pensar que la corta edad no les permite comprender a cabalidad lo que pasó y es cierto, eso les dará un poco más de tiempo, pero luego ellos atarán cabos y sabrán que fueron engañados. Que les mentiste y en este momento exacto empezarás a volverte en el ser más despreciable para ellos. Y eso es sólo el comienzo. También se corre el peligro que estos niños ya de adultos repitan el ciclo porque eso fue lo que aprendieron de pequeños. No es cosa sencilla cuando hay niños involucrados. 

Si alguna vez se excusan diciendo que les enseñan buenos valores y principios a niños, no se engañen a ustedes mismos. El tiro les saldrá por la culata. ¿Cómo puede alguien hablar de valores, respeto y verdad si no honraste a tu propia familia? No hay nada peor que una boca llena de palabras vacías. 

Jm… todo lo que deviene por un solo acto. Si alguna vez piensan en cometer un engaño, mejor terminen con la relación en la que están y luego denle rienda suelta a su apetito. Se ahorrarán tantos problemas.

Anuncios