Creo que es un buen inicio de año cuando lloras al darte cuenta de lo mucho que quieres a alguien. Cuando los recuerdos hacen brotar de ti esa agua bendita, que por esta vez, es equivalente a felicidad.

 

Anuncios