Cuando has decepcionado de la manera en que a ti te han decepcionado, y causado tanto dolor, creo que es hora de hacer ciertos cambios. Por estar centrándome y fijándome en ciertos aspectos de mi vida, no me había puesto a pensar en uno en particular. No lo supe controlar, me venció y lastimé a quienes más quiero en esta vida. No se puede sentir uno peor cuando algo por lo que has luchado tanto por evitar, termina envolviéndote y causándote daño no sólo a ti, sino a quienes te rodean. Fallé en vivir según mi regla de no lastimar a nadie fuera de tu metro cuadrado de espacio personal. 


Anuncios