“Prisionero, ¿quién te encadenó?”

“Mi señor”, dijo el prisionero. “Yo creí asombrar al mundo con mi poder y mi riqueza, y amontoné en mis cofres dinero de mi Rey. Cuando me venció el sueño, me eché sobre el lecho de mi Señor. Y al despertar, me encontré preso en mi propio tesoro”

“Prisionero, ¿quién forjó esta cadena inseparable”

Dijo el prisionero: “Yo mismo la forjé cuidadosamente. Pensé cautivar al mundo con mi poder invencible; que me dejara en no turbada libertad. Y trabajé, día y noche, en mi cadena, con fuego enorme y duro golpe. Cuando terminé el último eslabón, vi que ella me tenía agarrado”

 

Rabindranath Tagore.

Anuncios