You are currently browsing the tag archive for the ‘animal’ tag.

For a world where animal welfare matter and animal cruelty  ends…

no es un verso ni nada es solo algo que quiero

0Aurinko

 

Este es un video hecho por una muy querida amiga mía y defensora de los Derechos Animales.

 

Anuncios

¿Ser o no ser vegetariana? Esto es enteramente una decisión personal. Si la decisión no viene de ti misma, entonces realmente no creo que dures más de un día. Siempre he admirado y respetado a las personas que son vegetarianas, ya que requiere mucha disciplina y estar consciente de cosas que realmente no son bonitas y duele saber. 

El ser vegetariana había estado rondando mi cabeza por un tiempo ya, viendo de primera mano la manera en que se explotan (término usado en producción animal) los animales para obtener de ellos la carne que luego metes a tu boca y te llena el estómago, pues a veces es bastante cruel. Eso me trae a la mente cómo hacen el paté… es bastante inhumano cómo fuerzan a los gansos y patos a comer más de lo que tienen capacidad para que se tenga un hígado apto para la manufactura del paté. Cruel. Regresando a las granjas y cómo son criados los animalitos, son sometidos a condiciones a veces inhumanos, especialmente durante el sacrificio, que fue lo que definitivamente me convenció a mí de convertirme en ovolácteo-vegetariana. 

Existe un movimiento que vela porque los animales sufran lo menos posible durante el sacrificio, llamado bienestar animal. Este movimiento ve en el animal una fuente de alimento que debe ser cuidado en todo momento de la vida para que luego no redunde en la calidad del producto. No ven al animal como una forma de vida que se debe respetar, como yo. En Guatemala, el sistema de sacrificio animal es verdaderamente cruel. Desde la forma en que el animal es llevado a los mataderos, cómo le quitan la vida al animal y las condiciones higiénicas en que lo hacen es deplorable, en más del 90% de rastros. Saber que en mi país, todos esos animales murieron de esa manera tan triste e inhumana me desgarra el alma; para que yo sacie mi hambre, algo tuvo que perder su vida tan violentamente es inaceptable para mi.

Ahora bien, muchas personas pueden decir que los animales están en este mundo para que sean fuente de alimento, y sí, es justificado ese razonamiento; sin embargo, siendo los seres humanos los animales más “desarrollados” sobre este planeta, creo que podríamos aprovecharnos de los animales sin ser tan crueles. Es más, sin ser en lo absoluto crueles. Yo misma he opinado en ocasiones pasadas acerca de temas relacionados al no consumo de carne y recuerdo que al comentar, sentía una leve incomodidad porque no lograba consensuar todo lo que estaba revoloteando en mi. Comer carne, pero saber por todo lo que un animal pasa antes de llegar a eso. Si estoy totalmente en contra del maltrato y crueldad animal, ¿cómo podía ser parte de todo eso?

Bueno, al final decidí que no seré parte de eso. Por el momento, aunque me aseguren que el animal ha sido sacrificado de la manera más humana posible, no soy capaz de ingerir carne. Si puedo nutrirme perfectamente a partir del RESTO de fuentes alimenticias (y no, las plantas no sienten), entonces opto por ese camino. Como ya he dicho, mi conversión al vegetarianismo fue algo plenamente personal y esa misma razón es la que me da fuerza para que cada día yo me alimente de todo, menos carne. Saber que yo no participé en la muerte tan triste y cruel de un ser vivo, me da fuerzas y cultiva mi moral día a día. Y talvez, algún día, me vuelva vegana.

 

vegetarianFoto encontrada acá

Retrato de un amigo by socrazysosweet08

 

“A dog is the only thing on earth that

loves you more than he loves himself”

Josh Billings

 

This is so true. Nothing compares to the feeling of being loved no matter what. 

Ayer eutanasié a un perro. Es el tercer paciente en 3 días al que he visto dar su último aliento.

Cuando empecé a estudiar Medicina Veterinaria lo hice con tanta esperanza y alegría. Los animales ya no sufrirán, haré que vivan plenamente. Por una parte sí lo he logrado, por otra, no. Cuando me familiaricé por primera vez con la eutanasia, les soy sincera, me asqueé. ¿Cómo puede ser que alguien que dedique su vida al cuidado de animales sea responsable porque un corazón deje de latir? ¿Acaso no estamos aquí para evitar eso? Sí y no.

Poco a poco se me fueron abriendo los ojos, dejé de ver en blanco y negro. La primera vez que presencié una eutanasia fue algo muy sorprendente. Saber que un minuto ese cuerpo estaría lleno de prana y que luego… no. La temperatura poco a poco desciende. Los ojos se cierran, el cuerpo se vuelve pesado, la consciencia se escapa de sus manos. 

Algo muy interesante. Como Médicos Veterinarios optamos por la eutanasia cuando el animal ya está sufriendo mucho, cuando el dolor se hace insoportable, cuando los días pasan y lo que se experimenta ya no es “vida”. Que deje de sufrir, es nuestra razón y consuelo. Sin embargo, alguien una vez me dijo: ¿cómo sabés realmente que ellos no desean seguir viviendo? Realmente no lo sabemos, nadie lo sabe. 

¿Quiénes somos nosotros para darnos el derecho a decidir cuándo ponerle final a una vida? Nadie. Esto es una cuestión tan compleja y tan profunda que no creo jamás encontrar una respuesta con la cual me sienta completamente satisfecha.

¿Qué puedo hacer yo entonces? Seguir con mi propósito como Médico Veterinaria: proveerles de una vida y muerte digna a aquéllos que no tienen voz, que dependen de nosotros para sobrevivir, quienes de su forma muy particular nos demuestran que nos AMAN. Sí, los animales aman. Ellos son mil veces más nobles e inocentes que el animal más desarrollado, y aún así, recurren a nosotros.

Es por eso que cuando me veo en la terrible situación de tener que decirle al dueño que el paciente ya está sufriendo mucho, que calidad de vida está muy deteriorada, se me hace un nudo en la garganta porque yo ya he pasado por esto: perder a tu mejor amigo. Hay tantas cosas que pasan por mi mente mientras estoy cargando la jeringa con el anestésico: ¿tuvo una vida plena?, se quedará dormido, ya no sentirá más dolor, estará más tranquilo, ya no tendrá que sufrir por los errores que cometemos los humanos.

Me acerco a esta bella criatura y lo miro a los ojos. Ya todo estará bien, bebé. Shhh… Le rasco las orejas, le sobo la cabeza. Ya no sentirás más dolor, estarás tranquilo, lindo. Sí, yo lo sé, pero te prometo que haré todo lo que esté en mi poder para que no sientas más dolor. Tan lindo que eres. Shhh… Ya va a estar.

Sus ojos se hacen pesados, su cabeza va cayendo hacia un lado, todo su cuerpo se relaja. Ahora el dolor ya no estará presente, desaparecerá en el aire. No tengas miedo, yo estoy aquí, te acompaño en tu viaje. Eso es, descansa.

 

Don’t go my friend, don’t go por perolo

En honor a Peluche, Lobo y Canelo. 

Quienes me conocen saben que siento un verdadero amor por los animales desde pequeña; es más, cuando iba a la casa de mi abuelita, antes de saludarla a ella, yo saludaba primero a todos los perros y gatos de la casa. Luego, le tocaba el turno a mi abuela. Ni mi padre ni madre son personas que aman a los animales, es más, no tuvieron mascotas de pequeños, por lo que no recibí influencia de nadie para desarrollar este apego a ellos. Pero realmente el origen no importa, lo relevante es que al ver un animal me inspira sentimientos mucho más nobles que cualquiera se puede imaginar. Veterinaria proviene del latín veterināriusder. de veterīnae, bestias de carga (Real Academia Española); la Medicina Veterinaria surgió ante la necesidad de curar los padecimientos de las bestias de carga y ha evolucionado hasta lo que es hoy en día: una profesión en la que se previenen y curan enfermedades en gallinas que ponen los huevos que se comen todas las mañanas en el desayuno, hasta el gato o perro que rescataste de la calle. Nos encargamos de asuntos que van desde Salud Pública a cuidar del ser que te espera al final de cada día, en la puerta de tu casa y con una cola que no podría moverse más rápido por la emoción que le provoca oír tus pasos cuando te acercas a él. Por eso, comparto una visión muy linda de lo que es ser Médico Veterinari@.

 

  • Ser veterinario no es solamente cuidar a los animales.
  • Es sobretodo amarlos, no fijándose solo en los patrones éticos de una ciencia medica.
  • Ser veterinario es acreditar la inmortalidad de la naturaleza y querer preservarla siempre más bella.
  • Ser veterinario es oir los maullidos, mugidos, balidos, relinchos, cacareos, y ladridos, y principalmente, interpretarlos y entenderlos.
  • Es gustar de la tierra mojada, del campo, del monte, de los espacios abiertos, de lunas y lluvias.
  • Ser veterinario es no importar si los animales piensan, pero sí, sí sufren.
  • Es dedicar parte de su ser al arte de salvar sus vidas.
  • Ser veterinario es aproximarse a los instintos.
  • Es perder los miedos.
  • Es ganar amigos de pelos y plumas, que jamas te van a decepcionar.
  • Ser veterinario es detestar encierros y jaulas.
  • Es perder un tiempo enorme apreciando rebaños, tropillas, y vuelos de pájaros.
  • Es descubrirse permanetemente, a si mismo, a través de los animales.
  • Ser veterinario es ser capaz de entender meneos de colas, arañazos cariñosos y mordiscos de afecto.
  • Ser veterinario es ser capaz de entender ojos tristes, orejas caidas, narices calientes, inquietudes o reposos anormales.
  • Ser veterinario es entender el lenguaje corporal de los animales, pedidos mudos de ayuda, interpretar gestos y actitudes de dolor, y conocer la forma de aliviarlos.
  • Es sentir olor de pelo mojado, de almohada con esencia de gato, de ovejas, de corral, de estiercol.
  • Ser veterinario es tener el coraje de penetrar en un mundo diferente y ser igual.
  • Es tener capacidad de comprender gratitudes mudas, mas sin duda alguna, las únicas verdaderas.
  • Es oler el aliento de un cachorro lactante y recordar su propia niñez.
  • Ser veterinario es convivir lado a lado con enseñanzas profundas sobre amor y vida.
  • Ser veterinario es participar diariamente del milagro de la vida.
  • Es convivir con la muerte, saber que es definitiva, pero no siempre desagradable.
  • Todos nosotros podemos estudiar veterinaria, pero no todos seremos veterinarios.

(Traducido y adaptado de una publicación del Colegio Federal de Veterinarios de Brasil 1996, por Manuel Godoy.Remitido por Salvador Neri Orantes – México. Extraído de www.ammvepe.com)

 

Este año estoy en la fase práctica de mi carrera y me he topado con que me gusta todo. Soy tan feliz estando en un corral con vacas hasta en el Hospital de Especies de Compañía, sacando radiografías. Me siento feliz al ir a lugares exóticos para tipificar los distintos murciélagos que existen en una región de Suchitepéquez, Guatemala. Como dice ahí, todos pueden estudiar veterinaria, pero no todos somos veterinarios. Y entre las personas que osamos llamarnos Médicos Veterinarios, cada quien tiene una habilidad y llamado especial dentro de esta bella carrera. Así, tengo amigas que se dedican al rescate de animales callejeros, personas que tienen un don especial en ejercer la Clínica, amigas que desean dedicarse a la Salud Pública y estoy yo, que deseo al final trabajar en un laboratorio inmunológico. Quienes piensan que el Médico Veterinario es alguien que tiene conocimiento limitado de la fisiología, patología, biología, etc., están completamente equivocados. Debemos atender pacientes que no pueden decirnos en dónde les duele, desde cuándo y cuánto temor sienten. Interpretamos miradas, lloriqueos, gruñidos, maullidos. Ser Médico Veterinario es ayudar al ser que no puede defenderse por sí solo y eso, en mi opinión, es lo más bello que puede realizar una persona en su vida. 

 

En el Colegio de Medicina Veterinaria de Iowa State University, hay un mural muy lindo que ejemplifica la tarea tan amplia del Médico Veterinario. También, hay una estatua que es la representación perfecta de nuestra profesión.

 

The Gentle Doctor, College of Veterinary Medicine, ISU

The Gentle Doctor, College of Veterinary Medicine, ISU por claraq

 

  • Hombre con vaca: protección del animal de producción mediante la búsqueda de enfermedades que pueden ser transmitidas al humano.
  • Hombres hincados trabajando con becerro: protección del humano de la viruela mediante la preparación de vacuna usando al becerro.
  •  La protección del humano contra el tétanos y difteria usando suero del caballo.
  • Hombre con cerdo: protección de animal de producción vacunándolo contra la cólera porcina. 
  • Protección de humanos y animales contra la rabia mediante la elaboración de vacuna a partir de la médula espinal de conejos y ovejas con tejido cerebral proveniente de perros infectados. La figura que está en el extremo derecho es el de un hombre examinando células bajo el microscopio, en busca de rabia. 

 

Y en mi opinión, lo más bello: el Médico Veterinario cuidando de un cachorro mientras la madre observa con total confianza.

¡Exprésense!

Libro del momento/ Book of the moment

Animanaturalis.org: Los Animales No Somos Comida
AnimaNaturalis.org: Los Animales No Somos Probetas
AnimaNaturalis.org: Los Animales No Somos Diversión
AnimaNaturalis.org: Los Animales No Somos Vestimenta

Flickr Photos

LO ESCRITO

octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

#

  • 50,998 =) karmas